A menos de dos meses

05/05/2023

A menos de dos meses de las elecciones municipales no sorprende ver una parte de Torredembarra en obras, otra llena de nuevas flores de colores, el equipo de gobierno anunciando nuevas inversiones y en la empresa que tiene adjudicada la recogida de basura por vía de urgencia después de la dejadez de funciones del equipo de gobierno y la oposición, limpiando más que nunca.

Tampoco es noticia ver como los partidos con despachos en Barcelona o Madrid, se abocan a pagar unas campañas que poco tienen que ver con los aldeanos que cada día contribuyen a hacer de Torredembarra el municipio que entre todos y todas vamos haciendo poco a
poco. Partidos que pretenden que la falta de conocimiento de las personas, barrios o realidades queden tapadas por el merchandasing de diseño y los locales abiertos en las calles principales. Y no podemos olvidar a aquellos otros que ocultos o desaparecidos durante cuatro años, ahora se asoman como las setas en otoño en busca de su mercado electoral con la única seducción de sus marcas electorales. Como si un municipio se hiciera de coletillas populistas, carteles grandes y huecos de fondo, eslóganes imaginativos o programas hechos y pensados para ciudades que nada tienen que ver con nuestro municipio y les han enviado ya cocinados por correo electrónico a sus delfines locales.

Por otra parte, a dos meses de las elecciones municipales, Alternativa Torredembarra reivindica el municipalismo participativo de personas, colectivos y barrios con el objetivo de diseñar el futuro de un municipio que sabe de dónde viene y hacia dónde quiere ir. Con un candidato nacido literalmente en el casco antiguo y con un grupo de personas que están vinculadas laboral y personalmente al municipio. Sin imposiciones que puedan hipotecar el mañana de la economía del Ayuntamiento (por tanto de todos los vecinos y vecinas) y sin la necesidad de vender la marca ya que pone por delante el proyecto, la verdad, la transparencia y pisar las calles durante todos los días de los últimos años y no sólo los últimos meses o semanas.

En la Torredembarra donde todos y todas tenemos la Alternativa de decidir qué modelo de educación, servicios sociales, turismo, protección a las personas dependientes ya aquellas que las cuidan, la promoción económica, la ayuda a la vivienda, el cuidado de las personas mayores y sus necesidades culturales o deportivas y la protección de los servicios públicos, no debería caber ningún otro modelo de hacer política que no salga del propio municipio.

Los despachos, los trucos de magia, o las apariciones repentinas, sólo hacen que perdamos más tiempo a la hora de diseñar la Torre que queremos. No nos dejemos engañar y hagamos municipio desde el municipalismo.