Caótico día

Caótico día

Ante todo, quiero dar las gracias a todos los vecinos y vecinas que han confiado en el proyecto de Alternativa Torredembarra en estas elecciones municipales. Gracias a ello hemos logrado entrar en el plenario del ayuntamiento.

El nuestro es un proyecto municipalista y alejado de los despachos de Barcelona y Madrid. Alternativa Torredembarra cree firmemente que somos las personas que vivimos en el pueblo las que debemos decidir qué camino y futuro queremos.

En segundo lugar, quisiera denunciar la falta de seriedad y de servicio a la población del todavía actual equipo de gobierno de Esquerra Republicana a la hora de planificar los espacios electorales. Dejadez a la que ya nos tienen acostumbrados, o peor aún si ha sido una estrategia como se escuchó en algunas de sus sedes electorales.

Vimos a ciudadanos y ciudadanas camino a su lugar habitual de votación y encontrarse que allí ya no podían ejercer su derecho. Personas mayores peregrinando de escuela en escuela en la búsqueda de su mesa y sólo ayudada por los y las apoderadas de algunos partidos. Incluso se dio un caso de necesidad de asistencia médica por los nervios, desesperación y el enfado provocado por la situación.

Paradójicamente, también hubo parejas que llevando muchos años casados tuvieron que votar en distintos centros electorales. En cuanto al bus gratuito, no se modificaron sus paradas para llegar a la puerta del pabellón municipal y de la piscina.

Un equipo de gobierno responsable, en lugar de echar balones fuera ante todos los despropósitos vividos en la última jornada electoral y acusar a Correos de no haber repartido las cartas censales, debería haber hecho una campaña municipal, puerta a puerta, si es necesario, comunicando a cada persona cuál era su puesto de votación y se hubiera tenido que disponer de personal de la administración en cada sala con el fin de informar cómo en elecciones anteriores. Dejadez o voluntad de tener una participación baja?

Pero fue aún más surrealista el hecho que, en el último plenario celebrado este 30 de mayo, el señor alcalde anunciara que para las próximas elecciones del mes de julio, se volverán a mover algunas mesas, lo que hará otra jornada caótica.

Desde Alternativa Torredembarra esperamos que las negociaciones para formar el gobierno local permitan un cambio en todos los sentidos. Por eso pedimos valentía a los partidos y conformar una mayoría diferente a la dejadez y distancia con la población de ésta izquierda que hemos sufrido durante 8 años.

Un nuevo gobierno que entre las primeras cosas en mejorar tendrá que conseguir que todos y todas sepamos dónde ir a votar el día de las próximas elecciones generales y facilitar el acceso a las sedes electorales. Por todo esto y por más, trabajaremos los próximos cuatro años desde el plenario para mejorar la vida de las personas de Torredembarra.

Carles Fuxet

Ante la adulteración de la campaña

Ante la adulteración de la campaña

Diferentes leyes de distintos estamentos hablan del respeto a la pluralidad y la defensa al derecho a la información. A la vez, todos y todas tenemos claro que aquellas formaciones que se dicen de izquierdas y democráticas deben ser las primeras en dar ejemplo.

En Torredembarra, el partido que gobierna con mayoría absoluta nuestro ayuntamiento y con el silencio cómplice del resto de partidos “con silla” y despacho en Madrid y Barcelona, han olvidado estos principios. Cogieron la ley por el lado más restrictivo y no permitieron que los vecinos y vecinas de Torredembarra tengan acceso a todas las opciones políticas al debate electoral de las próximas elecciones municipales. Esto sólo hace una cosa, adulterar el proceso electoral en favores de algunas formaciones títere.

Seguramente se debe a que estos partidos grandes y dependientes de las decisiones alejadas de la vida diaria de las calles de Torredembarra, temen a Alternativa Torredembarra. Seguramente se debe a que estos partidos no tienen propuestas más allá del programa prefabricado que les escriben fuera. Seguramente se debe a que ya han pactado continuar con la dejadez de funciones que hemos vivido en los últimos años en nuestro pueblo. O puede ser también, porque ellos no tienen un programa sólido construido a partir de la diagnosis de la Torredembarra de hoy y la que hay que realizar entre todos y todas en los próximos años.

En cambio, Alternativa Torredembarra, sí lo tiene. Queremos un municipio en el que la calidad de vida sea, la inversión en la formación, las políticas de vivienda, la limpieza y el cuidado de las personas mayores sean el eje de un proyecto transparente y cercano.

Por este motivo, queremos crear circuitos personales de formación para jóvenes y adultos que permitan aprender o reintegrarse en el mundo laboral local. Exigir cursos reglados de actividades de futuro en Torredembarra. Queremos tener una oficina de vivienda que asesore, cuide y acompañe en todos los trámites. Es necesario que tengamos una concejalía de gente mayor y actividades que permita hacer deporte, actividades lúdicas y también de participación en diferentes procesos. Queremos cuidar a los cuidadores y desarrollar al trabajador social de proximidad, al agente de barrio y crear una brigada de atención rural. Nos sentaremos con partidos, entidades y asociaciones para crear el plan de limpieza local y diseñar el sistema de gestión para los próximos 20 años (grandes problemas, grandes soluciones). Haremos de una vez el nuevo POUM con acuerdos marco y ayudaremos a adaptar las viviendas. Cuidaremos los espacios históricos y promocionaremos la igualdad de todos los barrios. Haremos plazas con zonas de sombra y adecuaremos lugares de descanso y relación entre vecinos. Protegeremos el comercio a la vez que garantizaremos la vida diaria, el descanso nocturno y la gestión del ocio que ayude a la promoción.

Quizás porque en Alternativa Torredembarra tenemos un proyecto estimulante, municipalista, transparente, cercano y sin tener que estar atados a ningún despacho lejano, no nos han permitido estar en el debate.

Para evitar esto, sólo podemos realizar una acción. El próximo día 28 de mayo, confía en la única fuerza municipalista y liderada por gente que realmente conoce a Torredembarra. Confía en las personas y vota Alternativa Torredembarra.

A menos de dos meses

A menos de dos meses

A menos de dos meses de las elecciones municipales no sorprende ver una parte de Torredembarra en obras, otra llena de nuevas flores de colores, el equipo de gobierno anunciando nuevas inversiones y en la empresa que tiene adjudicada la recogida de basura por vía de urgencia después de la dejadez de funciones del equipo de gobierno y la oposición, limpiando más que nunca.

Tampoco es noticia ver como los partidos con despachos en Barcelona o Madrid, se abocan a pagar unas campañas que poco tienen que ver con los aldeanos que cada día contribuyen a hacer de Torredembarra el municipio que entre todos y todas vamos haciendo poco a
poco. Partidos que pretenden que la falta de conocimiento de las personas, barrios o realidades queden tapadas por el merchandasing de diseño y los locales abiertos en las calles principales. Y no podemos olvidar a aquellos otros que ocultos o desaparecidos durante cuatro años, ahora se asoman como las setas en otoño en busca de su mercado electoral con la única seducción de sus marcas electorales. Como si un municipio se hiciera de coletillas populistas, carteles grandes y huecos de fondo, eslóganes imaginativos o programas hechos y pensados para ciudades que nada tienen que ver con nuestro municipio y les han enviado ya cocinados por correo electrónico a sus delfines locales.

Por otra parte, a dos meses de las elecciones municipales, Alternativa Torredembarra reivindica el municipalismo participativo de personas, colectivos y barrios con el objetivo de diseñar el futuro de un municipio que sabe de dónde viene y hacia dónde quiere ir. Con un candidato nacido literalmente en el casco antiguo y con un grupo de personas que están vinculadas laboral y personalmente al municipio. Sin imposiciones que puedan hipotecar el mañana de la economía del Ayuntamiento (por tanto de todos los vecinos y vecinas) y sin la necesidad de vender la marca ya que pone por delante el proyecto, la verdad, la transparencia y pisar las calles durante todos los días de los últimos años y no sólo los últimos meses o semanas.

En la Torredembarra donde todos y todas tenemos la Alternativa de decidir qué modelo de educación, servicios sociales, turismo, protección a las personas dependientes ya aquellas que las cuidan, la promoción económica, la ayuda a la vivienda, el cuidado de las personas mayores y sus necesidades culturales o deportivas y la protección de los servicios públicos, no debería caber ningún otro modelo de hacer política que no salga del propio municipio.

Los despachos, los trucos de magia, o las apariciones repentinas, sólo hacen que perdamos más tiempo a la hora de diseñar la Torre que queremos. No nos dejemos engañar y hagamos municipio desde el municipalismo.

Carrera municipalista o de despacho

Carrera municipalista o de despacho

La evolución de los municipios en la carrera por ser mejor va ligada a diferentes aspectos que se entrelazan entran ellos formando junto a sus habitantes y dirigentes una carretera que ocupa todo el terreno de la población. Elementos como la planificación urbanística, los servicios que llegan a cada plaza o callejón, los distritos escolares, las políticas municipales de vivienda, jóvenes, formación, atención a la gente mayor o impuestos al trabajarlas como una red, hacen que poco a poco se avance en lo que queremos para Torredembarra o cualquier otra ciudad.

Justo, todo lo contrario es lo que ha hecho el actual equipo de gobierno local con el beneplácito de la mayoría de la oposición que muchas veces ha actuado haciendo seguidismo al estilo de los ciclistas durante una carrera. Todos juntos detrás del delantero y esperando una caída mientras esconden sus defectos.

En una pequeña ciudad con distintos barrios, realidades, necesidades y carencias se han dedicado, todos los integrantes de la vuelta ciclista exceptuando alguna pequeña escapada por libre, a pedalear esquivando los problemas de los puertos de montaña que arrastramos hace tiempo. Eso sí, ahora todos quieren coronar la meta volando recordándose de la basura, la recogida de la poda, la limpieza viaria, las fiestas populares perdidas o la seguridad. Todo, a menos de noventa días de las elecciones municipales y dónde veremos si el ganador al final se decide en un despacho de Barcelona o Madrid entre los jefes de sus respectivas formaciones haciendo pactos que siempre conllevan prebendas en otros lugares, contratos o presupuestos municipales.

Alternativa Torredembarra, formación municipalista que no quiere hacer que los torrencs y torrencas se vean en un segundo plano, a la vez que los equipos con marca mediática se dediquen a intercambiarse camisetas de colores, apuesta por construir una ciudad que lidere la clásica de nuestra pequeña zona de influencia comarcal. Con inicios de etapa en todos los barrios de la Torre desde la Marítima Sur a Sant Jordi pasando por la Marítima, premios a Bajo en Mar y en el Casco Antiguo o Clarà, sprints en Babilonia y Bizancio entre otros rincones. Inicios que nos lleven entre curvas, relevos, hablar, acordar, apoyar y comunicar, tener servicios cercanos, a una oficina de vivienda municipal, a recuperar servicios que han ser del ciudadano y no de una empresa, a limpiar Torredembarra, a rehabilitar el núcleo antiguo, a implementar una concejalía de la gente mayor oa ampliar exponencialmente la formación de jóvenes y adultos.

En Alternativa Torredembarra trabajamos en equipo local pedaleando fuerte para conseguir un municipio que mire adelante sin las imposiciones o censuras impuestas por los elementos externos y que sólo miran para ellos sin pensar en la gente.

Una alternativa para Torredembarra

Una alternativa para Torredembarra

Últimamente, estamos viviendo los últimos capítulos de la serie que protagoniza el actual equipo de gobierno y en los que como en una buena novela rancia, poco a poco la familia se va autoinmolando.

 Obras que hace años estaban prometidas se dilatan en el tiempo o no se ejecutan. Inacción o silencio (¿premeditado?) en la atención directa a la ciudadanía, la no puesta en marcha de reducciones directas a las tasas a ciertos tipos de familias y comercios o dejar de lado a las personas mayores, sin tiempo, conocimientos o recursos al no devolver de forma automática la reducción en la tasa de basura en la recogida del puerta a puerta. Cabe recordar que ésta debe pedirse entre enero y febrero para poder acogerse a la devolución en lugar de ser un proceso que debería autogenerar el Ayuntamiento de forma automática. Y evidentemente como en las grandes series americanas carcas al estilo “Dallas” o “Falcon Crest”, un gran fracaso en la gestión del día a día condena a la saga al olvido o perderlo todo. En el caso de Torredembarra, la basura y la imagen que esto da de nuestro municipio al exterior es el gran fracaso de esta saga que gobierna el municipio con el beneplácito de una parte de la oposición que como el cuñado de los Ewing, espera el momento de llegar al poder y cae siempre en la trampa de pactar acuerdos. El contrato de la basura fue firmado con el anterior equipo de gobierno entre PSC y ERC.

Torredembarra está sumida en un proceso caduco en el que se van realizando capítulos que cada vez nos condenan más a un futuro incierto y en el que la gestión de la mayoría de servicios será controlada por empresas con despachos suficientemente lejos de nosotros para que no les preocupe más que los resultados económicos o de control. Una lucha entre partidos “grandes” (Comunes, Podemos, Socialistas, Izquierda, Cup…) como en la “Dinastía” de los años ochenta. 

Por eso, hay que renovar a los guionistas y productores para la película de éxito que ha de ser nuestro municipio y basándose en los nuevos formatos que quieren empoderar a los actores reales, a los que viven, sienten, conocen o hemos nacido en el municipio, apostar por dar color actual a las actuaciones que deben realizarse desde el Ayuntamiento. 

En este sentido, Alternativa Torredembarra quiere apostar por recuperar los colores del casco antiguo y su valor, la peatonalización de gran parte del centro para que sea más cercano, reducir las tasas a los inversores o eliminarlas en algunos casos a cierta parte de la población, apostar por recuperar y gestionar todos los servicios públicos con amplios acuerdos de gobierno, rehacer la relación personal y directa con la población sin meter trabas, hacer partícipes en los barrios que hasta ahora han sido olvidados, crear nuevos servicios esenciales… e impulsar a Torredembarra a una nueva dimensión.

 

Diciembre de cierre y recuerdo

Diciembre de cierre y recuerdo

Diciembre es ese mes con el que cerramos el año mientras preparamos unas fiestas que teóricamente deben ser alegres. Ese mes en el que recordamos a las personas queridas, conocidas o familiares que nos han dejado a lo largo del año que a punto estar de finalizar.

El momento de cerrar la carpeta de los propósitos que nos hicimos aquél ya lejos el 1 de enero. La hora de empezar a escribir la carta de las ilusiones y nuevas voluntades.

Diciembre, también es un mes en el que por desgracia podríamos escribir tantas y tantas dejadeces de funciones por parte del actual equipo de gobierno que no nos cabrían en una sola página de ésta o de otros medios de comunicación. Un mes donde, de nuevo, y ahora podemos decir, un año más, seguimos sin tener soluciones a la recogida de basura, poda doméstica y voluminosos. Un año más en el que hemos sufrido el olvido perpetrado por parte del ayuntamiento hacia las entidades de nuestro municipio, hacia vecinos y vecinas de algunas calles o plazas, o hacia los barrios más alejados del centro.

Diciembre nos lleva a la mente las botelladas que ha habido durante meses en la plaza del Matadero (suerte de la actuación de la policía local durante las noches de verano con un vehículo situado en la misma plaza) También, viene a la mente el estado de abandono del espacio de salud del barrio de Sant Jordi, las hierbas que ya deben ser árboles en la Marítima Norte y Sur, las sacas tomadas en algunas casas de los Munts o Babilonia durante las recogidas de podas que ya tienen vida propia, las cucarachas y ratas aparecidas en el Casco Antiguo o Paseo de la Suerte, la “No” fiesta mayor para todo el municipio al concentrarlo todo en los mismos lugares, o la nula seguridad para niños de el escenario de la plaza del Castell mientras juegan durante el verano.

Diciembre es ese mes en el que Alternativa Torredembarra recuerda que hemos sido los primeros en denunciar el estado de dejadez de nuestra pequeña ciudad. Donde hemos vuelto a reclamar un pacto de partidos para conseguir una recogida esmerada en todas las calles y que se haga a partir del control municipal y no de una empresa privada. Unos días en los que recuperamos la charla sobre los alquileres, ya que nos preocupan las personas y las familias. Una charla donde Alternativa Torredembarra y con la colaboración del Sindicat de Llogateres pudimos exponer qué modelo de vivienda pública queremos intentar llevar al ayuntamiento a partir del mes de mayo.

Diciembre es un mes en el que nos seguiremos viendo por las calles y lugares de Torredembarra y donde seguiré y seguiremos escuchando a las personas para cerrar el año con ganas de cambiar muchas cosas durante el próximo 2023.

Por último, cerrar estas líneas con un recuerdo a mi madre que nos dejó este noviembre y al compañero Armando en octubre y que son otro de los motivos para lo que el próximo diciembre quiero escribir este artículo desde la alcaldía de Torredembarra con un municipio más justo, social, con mayor formación para jóvenes y adultos, inserción laboral y limpio.

Carles Fuxet