Semana Mundial del Agua

23/08/2021

ūüĎČ No se puede tratar como mercanc√≠a un recurso que es un derecho.

Se celebra: la √öltima semana de agosto.
Promueve: Stockholm International Water Institute.

En el coraz√≥n de Estocolmo en el Stockholm City Conference Centre, se celebra la Semana Mundial del Agua desde el a√Īo 2015.
Esta Semana Mundial del Agua es un punto estrat√©gico para los problemas del agua en todo el mundo. Con ella se pretende reflexionar sobre los problemas de la falta de agua en el Planeta. En este foro se re√ļnen expertos de todo el mundo para analizar y poner soluciones a los desaf√≠os h√≠dricos m√°s acuciantes.

El agua es indispensable para la vida.

Imagina que vayas al grifo y no salga ni una gota de agua, no podrías beber, lavarte, lavar los alimentos, curar una herida con seguridad. Imagina una cocina sin agua, un hospital sin agua. En muchos países de mundo, los hospitales no disponen de agua corriente y limpia, lo que genera graves problemas, infecciones y muchas muertes relacionadas con esta falta de higiene.
Además el agua o la falta de ésta tiene gran impacto en muchos otros aspectos de la Humanidad: la producción de alimentos, de energía, el cambio climático, la educación y la salud.
Podríamos decir que es el elemento básico sin el cual no está garantizada la vida. Y sin embargo es un recurso escaso en algunas zonas del mundo, con datos alarmantes. Se estima que 4 de cada 10 habitantes del planeta están afectados por escasez de agua.

Seg√ļn UNICEF y la Organizaci√≥n Mundial de la Salud:

‚ÄĘ 2,1 billones de personas no tienen acceso a servicios de agua potable gestionados de manera segura.
‚ÄĘ 4,5 billones de personas no tienen servicios de saneamiento seguros.
‚ÄĘ 340.000 ni√Īos menores de cinco a√Īos mueren cada a√Īo por enfermedades diarreicas.
‚ÄĘ Al menos 1.800 millones de personas en todo el mundo beben agua que no est√° protegida contra la contaminaci√≥n de las heces.

En julio de 2010, la Asamblea General de la ONU reconoció el derecho de todas las personas al agua y al saneamiento. Esto implica que cada persona debería tener acceso a una cantidad suficiente de agua para uso doméstico: entre 50 y 100 litros de agua al día.

Para garantizar estos derechos de la ciudadanía reconocidos por la ONU, es imprescindible antes posible, revertir las concesiones a entidades privadas y municipalizar los servicios de suministro de agua que son competencia de cada Ayuntamiento. No se puede tratar como mercancía un recurso que es un derecho.