Sin permiso para manifestarnos

06/09/2021

Torredembarra debe recobrar la dignidad

Torredembarra sigue estando sucia y por lo que parece continuará así. Torredembarra ya no es el municipio turístico con una buena calidad de vida, eso fue, ya es pasado.
La imagen que se está dando a las personas que vienen a disfrutar unos días a nuestro pueblo o se plantean vivir en él es de dejadez e inacción. Y para los que ya pertenecemos a la población estable, la mugre, continúa siendo una pesadilla y una lucha interminable.

Es por eso que desde Torredembarra en Comú y con nuestra visión claramente municipalista, después de dos años denunciando públicamente el malestar de todos los barrios, decidimos llevar a cabo una concentración frente a la puerta del Ayuntamiento.
Para ello es necesario solicitar permiso y así es que, el pasado 23 de agosto pedimos a la Generalitat de Catalunya poder realizar la citada protesta el 6 de septiembre a las 19 horas, trámite al que le dieron número de expediente 4T0FXX128. Elegimos esa fecha porque ya se habrían acabado las fiestas locales y no seríamos acusados de querer torpedearlas. El viernes 3 de septiembre al mediodía tras seguir esperando una respuesta afirmativa por parte del organismo encargado de autorizarla, decidimos desconvocar la misma por no haber conseguido de forma afirmativa el permiso necesario, todo y el disgusto mostrado por diferentes personas, autónomos y colectividades locales. Reiteramos, no nos han dado el permiso para realizar la concentración con la que daríamos muestras del malestar de la inmensa mayoría de vecinos y vecinas.

Entendemos que debe primar más la seguridad de las personas y la legalidad antes que manifestar nuestro malestar sin una autorización porque eso daría a este gobierno local la oportunidad de acusarnos de cualquier cosa en lugar de responder a sus responsabilidades.

Por otro lado, estos días hemos visto y leído que diferentes entidades culturales denuncian en sus pregones de la fiesta mayor la suciedad y basura acumulada en las calles de Torredembarra. Esto significa que el estado de mugre que sufre nuestro pueblo ha traspasado todos los límites y es, bajo todo punto de vista, intolerable, lo que provoca a la mayoría de la ciudadanía rechazo, vergüenza y asco. No es obsesión de unas cuantas personas o de Torredembarra en Comú. Es el pueblo que está pidiendo a gritos, limpieza.

Culpabilizamos al alcalde de la dejadez, de permitir que Torredembarra haya llegado a este estado de inmundicia. Él, el alcalde, es el responsable final de controlar que se cumplan los términos del contrato de recogida de basuras y limpieza municipal. Contrato que está claramente bien redactado.

No habiendo conseguido la autorización para realizar la concentración vecinal tenemos la obligación de seguir insistiendo en la necesidad de forzar al equipo de gobierno para que Nordverd, la empresa beneficiaria de la adjudicación del servicio, cumpla con el contrato. Es vergonzoso utilizar al personal del propio ayuntamiento para hacer las funciones que se están abonando a esta empresa y que cobra por ello.

Por todo lo dicho, surgen preguntas…
¿Si no se da el servicio adecuado, sirve de algo pagar el impuesto para tal fin?
¿Se van a reclamar cuantías por no cumplir el contrato?
¿Se van a reclamar indemnizaciones por la imagen que se da de Torredembarra al exterior? o ¿tendremos que esperar a las elecciones municipales de 2023 para crear un proyecto de municipio global y de futuro?

Si esta última posibilidad tira adelante habrá que ver si el Sr. Rovira y su equipo de gobierno le dejan a Torredembarra opciones para el futuro.